PRÓXIMAMENTE

tarjetaproximamente
Códigos personalizados
Para desarrollar el código personalizado para tu situación, contacta directamente con Pere Bonet: pere@constelacionesevolutivas.com
Códigos genéricos
En breve dispondrás de un listado de códigos genéricos.Para más información contacta con nosotros

 

Un código es un conjunto de información reflejada=plasmada en una serie de guarismos (líneas, números, signos, letras, etc.) que de forma reducida o comprimida resume un contenido mucho mayor de información.

Los códigos se emplean para muchas cosas, tal vez el más famoso sea el código de barras, ya que facilita todo tipo de operaciones rápidas, evitando las anotaciones a mano y acelerando los procesos en las empresas.

Los códigos también se han empleado militarmente para todo tipo de operaciones secretas. Son otro tipo de códigos creados para una utilidad o un fin determinado, mandar mensajes, transcribir textos, etc. Hay códigos que se emplean en espionaje y otros servicios de los estados.

Se entiende que un código se dibuja=escribe de una forma pero quiere decir otra y se tiene que saber la fórmula para poder entender= conocer=leer su contenido.

El código radiónico vibracional está plasmado y desarrollado para descodificar la información que contiene mediante el sistema de percepción de cada individuo. Existen multitud de vibraciones de las cuales se pueden hacer códigos.

En muchos casos pueden ser genéricos: son de utilidad generalizada y todo el mundo los puede utilizar para lo que son indicados. En otros casos deberán ser personalizados: diseñados exclusivamente para la persona o situación específica. Son de uso exclusivo del tema o situación por la cual fueron desarrollados, por lo que no son útiles para otra persona o situación.

Es como una antena parabólica que te conecta con este canal de información que es la percepción, o sea, la forma de leer y entender esta información desde la sensibilidad también llamada la percepción ultra sensorial.

Los códigos vibracionales son un método desarrollado por Pere Bonet Salvadó con años de estudio para plasmar su manifestación y que pueda ser interpretado por cualquier ser humano, siempre que se prepare para ello como para cualquier otro sistema o método.

Una de las diferencias es que un mismo código tiene distintas interpretaciones aunque parecidas, según la persona que lo utilice. Esto es debido a la singularidad que cada ser humano tiene como ser único que es. Le pondrá las palabras y expresiones según estas características, más la formación cultural, su forma de definir las cosas, etc. (donde uno dice parabólica otro dice antena TV)

Los códigos son accesos a la información inmaterial que nos rodea, para la que no hay en la actualidad un sistema mecánico=eléctrico que nos permita detectar o interpretar esta información. Esto no quiere decir que en el futuro esto no sea posible.

El cuerpo del ser humano trabaja a un bajo voltaje de 0’0064 microvols, que es el que emplea para mover un dedo o girar la cabeza. Los códigos vibracionales tienen este mismo micro voltaje y por lo tanto los dos empatizan y se funden en uno solo cuando testas un código.

Los códigos vibracionales surgen de la conclusión a la que Pere llegó, cuando comprendió que si era capaz de localizar el punto exacto de una vena de agua, la profundidad exacta y el caudal exacto mediante su percepción reflejada en las oscilaciones de un péndulo; también podía transportar esta vibración a una forma que fuera tangible. Tan sólo tenía que encontrar la manera de plasmarlo, como se hace con las ondas de radio, con una salvedad: que el receptor es un ser humano (con la dificultad que esto adquiere por el desconocimiento que él tiene de su sistema de percepción).

Una vez resuelto cómo llevar a cabo y la forma de hacer los códigos, nace todo un universo de posibilidades que en la actualidad permite hacer todo tipo de trabajos relacionados con el bienestar, la investigación y cualquier otra cosa que esté en este planeta y tenga vida; ya sea animal, planta, mineral, etc.

Por lo tanto, cada código es un canal y conecta con una información concreta o un conjunto de información. Valga como ejemplo el siguiente símil: una melodía puede ser interpretada por un instrumento o toda una orquesta, en el primer caso la riqueza del sonido es concreta y en el segundo con muchos matices, mucho más rica y espectacular.

El manejo del código es sumamente sencillo: tan sólo tienes que poner la mano derecha encima, cerrar los ojos y observar lo que sientes. Trata de no pensar, pon la mente centrada en sentir.

Tenemos que sentir porque la mente siempre trata de controlar cualquier paso que queremos dar. Nos planteará preguntas, cuestionará antes de dar un paso, buscará obtener un resultado, etc. Por lo tanto, permítete sentir.

Insistimos en este punto porque es importante que nos quede muy claro.

Este ejercicio puede tal cual marcar un antes y un después, porque te indica cuál es el camino para conseguir atraer a tu vida lo que con tu voz pides, con tu mente creas y con tu corazón resuenas.